Sigue la polémica por la suspensión de las apps de delivery

A pesar de la suspensión de la actividad, repartidores de las apps de delivery siguen trabajando.Repartidores de las aplicaciones de envíos y delivery Rappi, Glovo y PedidosYa trabajan «de manera clandestina», sin las mochilas ni los elementos distintivos de esas plataformas para eludir los controles de la Policía de la Ciudad ordenados tras el fallo del juez Roberto Gallardo que exige el decomiso de los productos que transportan, señalaron representantes gremiales.

Voceros de la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (ASSIM) confirmaron a Télam que, a pesar de la decisión judicial, «las empresas hoy los mandan trabajar igual y dicen que el funcionamiento es normal».
La Policía está obligada a identificar a los repartidores, controlar que tengan el casco puesto, utilicen chaleco refractario, la caja fija a la motocicleta o bicicleta y contar con libreta sanitaria.
De lo contrario, «se decomisa la caja y la mercadería y se los deja ir»,señalaron fuentes de la fuerza.
La posición de comerciantes que utilizan las plataformas de reparto consultados es la de seguir utilizando éstos servicios, tras el fallo del juez de feria, Roberto Gallardo, que suspendió las operaciones de Rappi, Glovo y Pedidos Ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *