El Mercado de San Telmo

Mercado-san-telmo

Todos hemos estado por los alrededores de San Telmo, ya sea paseando, trabajando, visitando la feria que se ubica en la calle los fines de semana, o simplemente de pasada.

San Telmo siempre ha sido muy nuestro, y es cada vez más una fuente de atracción para turistas de todo el mundo que quieren descubrir un pedacito más de nuestra tan querida ciudad.

Pero hoy quiero hablarles del Mercado de San Telmo en particular. Una antigua edificación  de estilo Italiano  que se encuentra en Chile 594 (C1098 AAL) Caba.

Que fue agrandada en 1930.  De altos techos con arcos de metal trabajado , y una mezcla de tiempos, culturas, vidas e historias.

A medida que nos adentramos en el Mercado, por momentos parece que nos trasladaramos a otros tiempos.

Lo Nuevo y lo Viejo se unen para darnos una experiencia unica

Platos antiguos, copas de cristal, latas de colección, apiladas al azar, en busca de algún fanático coleccionista que les de un Nuevo hogar. Y así como si nada, el típico puestito de empanadas al paso, al lado de una antigua carnicería con las mesada de mármol y las tradicionales camaras que podríamos decir, están casi en extinción.

Seguimos recorriendo, y nos acercamos a un área de comidas, distintos barcitos, cafeterias, así al paso entre los pasillos, al lado de la fruta fresca, o el pescado del día. O ese jarrón antiguo, parecido al de la abuela.

El Mercado ya se ha convertido en un paso obligado para los turistas, mientras caminamos, los escuchamos hablar en otros idiomas, sacar fotos, regatear algún objeto, o simplemente disfrutar de lo que para nosotros es tan normal, y para ellos tan distinto.

Realmente una experiencia para no perderse. Sentarse a tomar una cerveza con amigos, en ese ambiente digamos, mágico, relajarse y dejarse llevar por ese viaje de aromas, colores y sabores.
Por eso este fin de semana, si tienen un rato libre y quieren descubrir y disfrutar mas de estas historias, dediquense a pasear unas horas por el Mercado de San Telmo.